miércoles, 10 de febrero de 2010

Dr. Vicente De Milita

Como el mismo nombre de esta crónica firmaba el Dr. Vicente De Milita las actas de reuniones del Concejo Municipal del Distrito San Casimiro. Antes de ser electo concejal, las autoridades del municipio San Casimiro necesitaron de sus servicios como médico. “ En la sesión ordinaria del día veinte y nueve de septiembre de mil novecientos, el presidente del Concejo Municipal del Distrito San Casimiro, Sr. Reinaldo Alva, manifestó ' que habiendo circulado en esta población la noticia de haber en Monte Oscuro, caserío de esta jurisdicción un caso de viruela, y siendo ésta enfermedad, una de las de más fatales consecuencias, se hizo necesario practicar el reconocimiento, y al efecto se constituyó en dicho caserío el facultativo doctor Vicente De Milita, acompañado del ciudadano Coronel Jefe Civil Provisional del Distrito y Luis María Carballo, Comisario Gral. de Policía de aquella localidad. Constituidos los nombrados en el bohío que habita una familia de apellido Piñero, resultó del exámen científico practicado en una mujer de la casa, ser verdad que está atacada del mal de la viruela, enfermedad contagiosa, que no solo ha hechos estragos en Venezuela, sino también en todos los paises del mundo entero. Oído el informe del facultativo, y la imperiosa necesidad de aislar la variolosa a un lugar distante de las otras casas, a fin de evitar la propagación del mal, sin pérdida se acordó como medida higiénica y del momento construir un rancho cubierto de gamelote, que sirva para degredo, en un punto bien distante, donde se trasladará inmediatamente la mujer variolosa, y las demás personas que sean atacadas de la misma enfermedad, comisionándose al comisario Gral. de Policía de Monte Oscuro, para la inmediata construcción del rancho, el cual se hizo sin pérdida de tiempo y trasladándose a ella la variolosa, siendo el costo del rancho ochenta bolivares que por no haberlos en caja en la administración de rentas, los suplió de su bolsillo…”

A los meses de haberle servido a la población, el Dr. Vicente De Milita es electo primer Vicepresidente del Concejo Municipal del Distrito San Casimiro. El 4 de Noviembre de 1900 el Concejo Municipal del Distrito San Casimiro quedó conformado por las sigientes personas y sus respectivos cargos: Reinaldo Alva, Presidente; Dr. Vicente De Milita, Primer Vicepresidente; Rodulfo Requena, Segundo Vicepresidente; Juan Francisco Saavedra Rodríguez, Síndico Procurador Municipal; y Mariano Carrera, Secretario.

El Dr. Vicente De Milita en fecha del 26 de Diciembre de 1900 perteneció a la junta encargada de “ Los festivales que han de llevarse a efectos con la mayor esplendidez para la entrada del siglo veinte” . Esta junta estuvo compuesta por el Gral. Manuel Rasquin como Jefe Civil Provisional del Distrito, el Sr. Cura Cándido María Machado, Reinaldo Alva, Rodulfo Requena, Antonio Padrón (educador), Lope Medina (administrador), Ramón Emilio Guerra y Mariano Carrera.

El 19 de Enero de 1901 es nombrado para conformar la junta de sanidad junto al Dr. José María Zamora, el Cura Cándido María Machado, Mariano Carrera y el Presidente del Concejo Sr. Reinaldo Alva. También el Dr. Vicente De Milita fue miembro de la comisión de exámen, revisión de cuentas y formación del presupuesto junto a Rodulfo Requena. Igualmente perteneció a la comisión de salubridad pública e higiene junto al Dr. José María Zamora. Años más adelante se encuentra nuevamente sirviéndole a los vecinos de San Casimiro. En la sesión ordinaria del Concejo Municipal de fecha de 19 de Enero del 1906 presidida por el Sr. Ramón Dupré se nombró la junta de sanidad de este municipio capital donde resultaron electos el venerable Sr. Cura Cándido María Machado, Dr. Vicente De Milita, el Dr. Manuel Mele , Mariano Carrera y el presidente del Concejo Sr. Ramón Dupré.

El Dr. Vicente De Milita fue un gran médico venido de Italia que le prestó un enorme servicios al pueblo de San Casimiro cuando éste se encaminaba al siglo XX como también a la población de San Sebastián de los Reyes. Así mismo le gustaba el deporte de los gallos pero no se sabe la razón que lo llevó a poner en venta su gallera. “En la sesión extraordinaria del 30 de abril de 1909, Miguel Zamora Bolívar manifestó haber sido autorizado por el ciudadano Dr. Vicente De Milita para proponer al Concejo la venta del establecimiento de gallera que posee en esta ciudad en la calle Monagas”.

En otra crónica daremos a conocer donde estuvo la gallera del Dr. Vicente De Milita, abundaremos en la vida de este hijo adoptivo de San Casimiro y de algunos jueces de gallera que eran funcionarios pagados por el concejo municipal de San Casimiro.

CRÓNICAS DE UN SANCASIMIREÑO


Salvador Rodríguez