jueves, 25 de marzo de 2010

Bodega Esquina Miraflores

Al don apacible de Santos Reyes, Pancho
Hurtado y Alcides Valero que lidiaron
con buenos y malos humores.

En 1920, el Sr. Martín Corrales establece al final de la calle Miraflores (bajando desde la plaza) la bodega Esquina Miraflores. El nombre de esta pulpería, se debe al sitio donde nació Joaquín Crespo, como también el de la calle enfrente del establecimiento. Los habitantes de San Casimiro de Güiripa vivían, para esa época, del recuerdo de aquellas historias del General Guerra al lado de Joaquín Sinforiano de Jesús Crespo Torres el cual nació en Miraflores de Guacharacas de San Francisco de Cara. Quizás contaban los pormenores del fusilamiento del General Rafael Blanco, hecho ocurrido frente a la plaza, y donde estuvo el Taita Crespo acompañado de los generales Guerra y Pietri. Vivían de las glorias del pasado a pesar de los retratos de Juan Vicente Gómez en las casas de los sancasimireños y de ese otro donde está montado sobre el caballo fogonazo que presidía el salón de sesiones del Concejo Municipal.
Don Martín Corrales es descendiente de aquellos pobladores que encontró el Obispo Martí a su llegada en 1783. Diez de las 94 casas, que estaban en pie en esa fecha histórica, pertenecían a la familia Corrales, cada una con jefe de familia. Probablemente Martín Corrales haya sido hijo o nieto de don Felipe Corrales, gran colaborador de la Iglesia que comenzó a construir el cura José de los Ángeles Gamarra.
Martín Corrales fue un destacado músico que junto a los hermanos Machado, Marcelino Armas, Luis Roberto Casado, Félix Peña, Eleazar Casado, Ciriaco Rojas, Luis Alberto Peña y don Ernesto Vargas “el de la flauta mágica y líricas composiciones”, amenizaron con las mejores retretas y recogieron el alma de los sancasimireños en tiempos de Semana Santa. Fue director brillante de esta agrupación el distinguido compositor don Gil Fonseca.
Entre las atenciones a la bodega, los ensayos musicales y la asistencia al salón de sesiones del Concejo Municipal (quedaba a dos casas de la bodega) transcurría la vida de este honorable sancasimireño. Don Martín Corrales fue Concejal entre los años 1922 y 1925 junto a Pedro Manuel Álvarez Vera, Antonio Torrealba, Nicolás Guevara Díaz, Ramón Emilio Guerra, Francisco Villasana Rodríguez y Jesús María Hidalgo Lecuna. Participó en decisiones importantes en el Concejo Municipal de San Casimiro de Güiripa. Entre estas, dos hechos históricos tocaron el ejercicio edilicio de esta extraordinaria persona. El 30 de junio de 1923 es asesinado el Vicepresidente de la República Juan Crisóstomo Gómez. El otro hecho es la visita del Obispo Lucas Guillermo Castillo Hernández que le dispensa a su pueblo después de ser nombrado Obispo de la Diócesis de Coro. En los dos acontecimientos deja constancia con su firma don Martín Corrales. En el primero extiende el pésame (por telegrama) al presidente Juan Vicente Gómez y en el segundo firma un acuerdo (14 de octubre de 1923) para recibir en noviembre al “virtuoso levita” que se reunirá con su pueblo natal.
Casi 5 años estuvo Martín Corrales al frente de la Bodega Esquina Miraflores. En el tercer trimestre de 1925 le vende al Sr. Ramón Marrero Liendo (Presidente de la Junta Comunal de Valle Morín). El 1º de junio de 1936, la bodega es comprada por el Sr. Ricardo Seijas, como negocio “mixto de víveres, frutos y licores” al por menor bajo la firma de Ricardo Seijas. Luego en el segundo trimestre de 1951 compra la bienhechurías en terreno municipal y en 1972 compra el terreno al Concejo Municipal. En los 48 años que fue dueño el Sr. Ricardo Seijas, estuvieron como dependientes los señores Santos Reyes, Pancho Hurtado y Alcides Valero, este último entre los años 1969 y 1984. En los últimos meses de 1984, el Sr. Ricardo Seijas vende el negocio al Sr. Marino García y a su esposa Reyes Jiménez de García quienes lo conservan por 12 años. En 1996 el Profesor Teófilo Mendoza Plata le compra a los esposos García Jiménez esa histórica reliquia comercial. Estará Mendoza Plata por espacio de 2 años para venderlo el 30 de marzo de 1998 al Sr. Pedro José Narváez Álvarez.
La Bodega Esquina Miraflores, que en este año cumple 90 años de existencia, está en manos del Sr. Alí Aurelio Castro Gámez; integrante de la directiva de la Cámara de Comercio de San Casimiro de Güiripa y destacado beisbolista, quien la compró en octubre del año 2000. En el año 2009 el Sr. Alí Castro, buscando adaptar el negocio a los nuevos tiempos, decide cambiarle el nombre. Comienza bajo una nueva identidad: “Donde Maquinita”, pero todavía conservando su nombre originario en el corazón de los sancasimireños. Después de la Perseverancia, el negocio más antiguo de la población. El nombre nuevo, “Maquinita”, se debe al apodo que le colocaron al Sr. Alí Castro cuando este jugaba beisbol.





Crónicas de un sancasimireño

Salvador Rodríguez