martes, 27 de julio de 2010

Tomás España -El guarachero del Grupo Tibisay-

En el año 1959, en la casa de Inocencio España y María Socorro García de España, ubicada en el callejón Ricaurte, comenzaron a ensayar un grupo de muchachos. El grupo estuvo integrado por Bernabelito Boullón, Arturo España (El negro España), Oswaldo Boullón, Gustavo Perdomo (llavecita), Fileno Torrealba, Tomás España y José García, que era el más mayorcito.
Así surgió el grupo, con la venia de Inocencio España y de María Socorro García de España. Fue tanto el furor que causaron los muchachos que, en las tardes de ensayos, se arremolinaban muchas personas enfrente de la casa y fue mayúscula la sensación por este grupo que, el señor Inocencio sentía complacencia al escucharlos tocar y cantar, y la señora María le pedía al bolerista, el Sr. José García, que la complaciera con el bolero “Dos letras”.
El día de la escogencia del nombre para el grupo, se tomaron casi una tarde para bautizarlo. Los hermanos España; Arturo y Tomás, y, el que sería cuñado de Tomás, el joven Oswaldo Boullón, fueron los que inventaron la nombradía de “Agrupación Tibisay”, en honor a una muchacha que vivió por los lados de Güiripa. Nunca se supo el apellido de la joven que prestó su nombre para darle personalidad a la agrupación que dejó, sin dudas, momentos inolvidables para aquellos que aún viven y que la recuerdan como una de las cosas gratas que la vida pudo obsequiarles.
La designación como “Agrupación Tibisay”, ha sido un secreto bien guardado que, Gustavo Perdomo, Fileno Torrealba, José García y Arturo España no se han atrevido a revelarlo, quizás, por el juramento hecho por sus integrantes.
Bajo la identidad de grupo “Tibisay”, surgen sus integrantes, los señores: Oswaldo Boullón, Trecista y Bolerista; Bernabelito Boullón, Director y Timbalero; Gustavo Perdomo, Charrasca; Fileno Torrealba, Conga; José García, Bolerista y Marímbola; Arturo España, Bolerista, y Tomás España como Guarachero y Bolerista.
La Agrupación Tibisay comenzó a ser reconocida y empezaron a salir los toques. Mientras la agrupación salía, Tomás se pulía como el Guarachero de la Tibisay. Por esos tiempos se escuchaba en la radio la guaracha “Yo quiero ser como Ariel”, cantada por “El Ciclón Antillano”, Manolo Monterrey y los Melódicos. Tomás hizo que esta guaracha gustara más, al difundirla entre sus conciudadanos, en Villa de Cura, Camatagua, Cogollal y Ocumare del Tuy. En San Casimiro de Güiripa tocaron y cantaron en la Trilla (de Rafael Ángel Acosta) en la calle Miranda, en una fiesta en la casa de la Sra. Julia de Meza y en una fiesta de quinceañera en el caserío Cogollal.
Tomás España, el guarachero del grupo Tibisay fue una persona jovial, y nació el 31 de diciembre de 1940. Sus padres fueron: Inocencio España y María Socorro García de España. Sus hermanos, Germán, Jesús y Arturo. Sus hermanas, Susana, Lourdes, Matilde, Teresa y Carmen. Tomás Gilberto España García estudió en las Escuelas Lucas Guillermo Castillo y el Grupo Escolar Francisco Isnardi. De su primera escuela recordaba a su maestra Hilda D´Milita y al maestro Maltus y al director Alí Chacón. Del Francisco Isnardi siempre se acordaba de Carmen de Valero y Martín Díaz, con quien tuvo la oportunidad de compartir y del Prof. Bastardo, director de la Institución.
Tomás Gilberto, el guarachero, se casó el 18 de marzo 1965 con Petra Manuela Boullón Esaá (La Nena) y procrearon 4 hijos: Caridad, Isabel, Tomás y María.
Cuenta José Domingo Fuentes (Cheo), cantante de la Orquesta Toronquey, que Tomás le refirió muchas anécdotas del Grupo Tibisay. Una de ellas fue que, una noche estando viendo (todos los integrantes) una película en el cine parroquial y allí los fueron a buscar para que tocaran una fiesta en Cogollal. El gordo Páez los llevó en una camioneta ranchera. Esa noche, cuando la fiesta estaba en pleno apogeo a alguien se le ocurrió pedirles un vals y no pudieron complacerlo, ya que no lo habían ensayado. La fiesta se terminó y los despidieron, cobrando poca plata. El único que salió ganando fue el gordo Páez, ya que cobró y echó un pie. Otra anécdota fue el día en que tocaron una fiesta en San Casimiro y al finalizar, le metieron en el bolsillo, al guarachero de la Tibisay, 10 bolívares (de los de antes) para que los compartiera entre él y los otros 6 integrantes. Razón tiene el negro España, de contar que en Villa de Cura tampoco les pagaron. Quizás porque eran muy jóvenes.
El guarachero Tomás rindió su tránsito vital el 22 de febrero de 2006, día de San Pascacio; un año después de haber sido jubilado como obrero educacional.



Crónicas de un sancasimireño

Salvador Rodríguez