lunes, 18 de agosto de 2008

Vallecito está de fiesta


Hoy celebramos el cumpleaños del hombre más grande de América.- Vallecito está de fiesta y sus pobladores orgullosos de conmemorar el Ducentésimo Decimotercero Aniversario del nacimiento de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad, pero conocido en el mundo entero, con toda justicia, como el Libertador.- Titulo que consiguió, por aclamación del pueblo caraqueño, en el año 1813 cuando apenas contaba 30 años de edad.-
Nació, como cualquier niño rico de la época, entre sedas, cojines de terciopelo carmesí con guarniciones de oro, pero marcado por el infortunio al morir su padre, cuando tenía 02 años y medio de edad y su madre, aquel fatídico día 06 de Julio de 1702.- Simón El Libertador fue un extraordinario ser de singulares acciones.- Cuando contaba 09 años de edad, sintió en su alma el frío y el vacío de la orfandad, aunque no el abandono ni las privaciones y ya hecho hombre dictaría un Decreto para proteger la infancia desvalida, “una gran parte de los males de adolece la sociedad.- Proviene del abandono en que se crían muchos individuos por haber perdido en su infancia el apoyo de sus padres; DECÍA Bolívar.- El Niño Simón que había aprendido a leer, escribir y contar con el matemático Vides, Andrés Bello, el Presbítero José Antonio Negrete, el Latinista Guillermo Pelgrón, también asistió a la escuela publica, regentada por el educador venezolano Simón Rodríguez, hombre de originales y progresistas ideas pedagógicas y sociales, quien ejercería luego una profunda influencia sobre Bolívar.- El Libertador desde niño fue un ser decidido para tomar iniciativas que lo hacen ver como una persona de más edad.- Al cumplir 12 años, en ausencia de tutor, se fugo de su casa y fue a buscar calor de hogar en la de su hermana María Antonia y su esposo.- Esto suscitó un pleito, que terminó cuando Bolívar, a pesar de su resistencia, fue conducido, en calidad de interno, a la casa de su maestro Simón Rodríguez.- Este pleito se inicia el 03 de Julio de 1795 en la real audiencia y lo hacen emitir una declaración verbal ante funcionarios de esta institución, que se podría considerar como uno de sus primeros pensamientos, así actuaba el futuro Libertador a los 13 años, cito sus palabras”Bien pueden los tribunales disponer de mis bienes, mas no de mi persona: si los esclavos tienen libertad para elegir amo a su satisfacción, por lo menos no debe negárseme la libertad de vivir en la casa que sea de mi agrado”.- Así pensaba Bolívar, así actuaba el libertador, cuando todavía estaba en manos de su tutor.-
La recia personalidad de aquel muchacho, se puso de manifiesto en aquel momento y que más tarde habría de convertirse en el Libertador y ser conocido por su firmeza y su constancia como lo expresa en este pensamiento, cito: “El valor, la habilidad y la constancia corrigen la mala fortuna” o este otro sobre la constancia, cito:” Dios concede la victoria a la constancia”.-
Amigos y amigas de Vallecito, les digo que salgamos al encuentro de la constancia, debe haber constancia en el trabajo, constancia en los estudios, constancia en el hogar para ser buenos padres y buenas madres y ser constantes en la ayuda que nos puedan pedir nuestros hijos y nuestros semejantes.- Este sitio donde estamos es gracias a la constancia que ha tenido el pueblo noble de Vallecito para reconstruir sus espacio como este aforo donde se practique la tertulia, los paseos y los juegos, siempre cuidando este hermoso lugar.- Cuando Bolívar es conducido en estas circunstancias a la casa de Simón Rodríguez, este logró ganarse su confianza y se convirtió desde entonces en el maestro de Bolívar.- Bolívar fue un ser de extraordinario cariño y agradecido con su maestro y su mentor en la preparación de la empresa de la independencia.- La siembra efectiva en el espíritu de aquel joven la impartió Rodríguez, no con teorías extranjerizantes como la de Russeau sino con tacto, comprensión, sensibilidad y firmeza.- Le impartiría también conocimientos, pero más que estos, lo importante fue como le abrió sus ojos, la mente y el corazón a las perspectivas de una vida consagrada a un ideal.- Por esto le escribiría Bolívar a su antiguo maestro en 1824: cito: “Usted formó mi corazón para la libertad, para la justicia, para lo grande, para lo hermoso”.- Cada día que pasa el pensamiento de Bolívar se hace grande y no hay nada que lo eclipse, escuchemos estos hermosos versos del poeta español Emilio Castelar:
Astro radiante cuyo hermoso brillo
No eclipsaran jamás las tempestades;
Si brilla en su alma el cielo de la gloria
Su recuerdo lo guardan las edades.-
O este otro para dejar establecido lo perdurable de la vigencia de Bolívar, oigamos al guatemalteco Miguel Ángel Asturias, en su hermoso poema llamado el credo para darnos cuenta de que Bolívar nunca ha muerto, escuchemos:
Creo en la libertad, madre de América
Creadora de mares dulces en la tierra,
y en Bolívar, su hijo, señor nuestro
Que nació en Venezuela, padeció
Bajo el poder español, fue combatido,
Sintiose muerto sobre el Chimborazo,
Y con el iris descendió a los infiernos,
Resucito a la voz de Colombia,
Toco al eterno con sus manos
Y está parado junto a Dios!
No nos juzgues Bolívar, antes del día último,
Porque creemos en la comunión de los hombres
Que comulgan con el pueblo, solo el pueblo
Hace libres a los hombres, proclamamos
Guerra a muerte y sin perdón a los tiranos
Creemos en la resurrección de los héroes
Y en la vida perdurable de los que como tú,
Libertador, no mueren,
Cierran los ojos y se quedan velando.-

Tengan todos muy buenos días.-


Palabras pronunciadas el 24 de julio de 2006,
en la Capilla de la comunidad de Vallecito


POR: Salvador Rodriguez