jueves, 24 de julio de 2008

PALABRAS VIVAS PARA UNA MUJER QUE VIVE

La vida de la maestra Consuelo de Aular, podríamos resumirla con palabras del gran poeta Indio Rabindranath Tagore, cuando nos dice de que la “la vida se nos da, y la merecemos dándola”.- El tránsito de Consuelo, en este terminal de pasajeros que es la vida, podría ser igual a la afirmación del autor de “El Jardinero”.- Se dio a la vida en Maiquetía, ciudad a orillas del caribe que con sales de existencia y el empuje de su oleaje nos la trajo hasta acá para sembrarse por siempre en el cementerio “Las Palmas” y más aún en la memoria de los que la conocieron en su trajinar como educadora y en ese olor amable de su presencia como mujer.- Muchos la conocieron y otros muchos no la conocieron como maestra.- Es esa mujer educadora que encontramos en una fotografía en el año 1957, cerca del puente el Caramacate en una celebración del día el árbol… Dejemos al Cronista de San Sebastián, poeta José Gregorio Correa, quién escribe la leyenda de la fotografía – lástima no poder observarla “cerca del puente sobre el Caramacate, las escolares son parte de un desfile celebratorio del día del árbol.- La maestra Nieves Rojas, junto a su hermana Gisela Rojas y Consuelo Aular, vela por sus alumnas.- Tiempos donde la escuela ponía mayor acento en ser el centro motor de la ciudadanía y el acervo cultural.- Aún la gran serpiente de asfalto sigue siendo la larga línea roja y polvareda…” fin de la cita del libro “Huella Cronográfica de San Sebastián de los Reyes”.- Clemencia Carlota Rangel de Aular, como señora de casa salía todas las mañanas al negocio de Félix Meléndez – La Mixta – en busca del periódico el Universal y al llegar a la esquina y atravesarla darle un buenos días a Nicolasa López, como igualmente se los daba a su hija la maestra Julia Ayala, quién hoy atiende sus recuerdos.- Consuelo regó de vocales y consonantes muchos corazones y regaños a granel a Pedro Castrillo (Pelly) por sus travesuras consuetudinarias.- La maestra Consuelo aprendió a sembrar recuerdos y sus alumnos a recogerlos en la memoria de un Edgar Barrios Nieves, quién actualmente es Vicepresidente de la Mega Estación - FM - del circuito Unión Radio con sede en Valencia.- De Berta Josefina Gil Zapata, quién siguió su huella y dio un salto más alto encontrándose hoy como ejecutiva del I.U.T.A.R.- De un Luis José Castillo Vera, quién recorre las calles de Ciudad Bolívar a bordo de un taxi que serpentea al hacer la carrerita donde el cliente señale… su lema es “aborde el carro para tomar el camino y diga su destino”.- En el recuerdo de la prima Argelia Esaá, quién con su máquina de coser teje sus sueños en la ciudad del Cabriales.- De un Francisco Castro Morales, alumno aplicado en el cálculo y que hoy se encuentra jubilado, luego de sus años en la Contraloría General de la República.- De otros tantos como Emna Barrios, Consuelo Rodríguez, Yanira Vilera, Juan Carlos Rodríguez, Zulay Vilera, Hortencia Rodríguez mi hermana y la memoria no tan frágil de quién hace la crónica.- Consuelo vivirá en nosotros, tal como lo afirmó Cicerón de que “la vida del muerto está en la memoria del vivo”.-

CRÓNICAS DE UN SANCASIMIREÑO Por: Salvador Rodríguez