jueves, 24 de julio de 2008

RAFAEL MARIA LONGO ESAÁ

Si hemos sido creados a imagen

de Dios, debemos ser creadores.

Carmen Silva.

Cuando Rafael María nació su mamá Hortencia le puso el primer nombre de su taita Rafael y el segundo lo que señala el almanaque; ya que vino al mundo el día de “Santo nombre de María”, el 12 de septiembre de 1940 en San Casimiro de Güiripa.

Desde temprana edad, Rafael María se inicia en el mundo de la Música. A los 15 años, después de quebrar voz, se le oye con su canto fresco y recio en el conjunto de Augusto Ascanio al lado de esa otra leyenda de la música como lo és Jesús María Larecca. Corre el año 1955 y es Rafael María y el conjunto del Negro Ascanio quienes le ponen ese toque de alegría al espíritu de los Sancasimireños en el lustro que queda de la década del 50. La agrupación de Augusto estuvo compuesta por Manuel Acosta, Juan Piñero, Oswaldo Boullón, Rafael Jesús Pérez y Jesús María Larecca; la voz que suplió a Simón Díaz en la orquesta Siboney.

A comienzo de 1960 participa junto a Hernández Quijada, José Manuel Peñuela, Zenaida Páez, Hernán Esaá, José Domingo Fuentes, Jesús María Larecca y Luis Betancourt en la compra del mustio caserón que sirvió de trilla de café y que gracias al tesonero empeño de estas personas se erigió el centro social y cultural Eleazar Casado, génesis de la actual casa de la cultura Don Eleazar Casado. Al igual que trabajaba en pro de la cultura, funda el primer conjunto de música llanera denominado “Los Corales” y acompañado por el arpista José Gómez, Aquilino Díaz – Mandarina -, Omar Gutierrez, Antonio Echezuria, Jesús María Larecca, Domingo Pérez, Pedro José García, Ramón Pérez y Emilio Carrillo. Esta agrupación musical trascendió las fronteras del Municipio llevando en la ubicuidad de sus voces todo el gentilicio musical Sancasimireño.

En la misma década con el grupo de Omar Gutierrez graba “canciones románticas” con los estudiantes del liceo José Luis Ramos de Maracay a beneficio de esa institución. En esta obra filantrópica interpreta de su autoría los vals - pasajes “América” y “Recordándote”.

La voz de este cantante y compositor se hizo sentir con el grupo criollo de Daniel Toledo de San Juan de los Morros, los hermanos Herrera en la ciudad de Maracay, la agrupación de Aquiles Santaella en Santa Teresa del Tuy, Chelo Acevedo y Edgar Piñango en San Casimiro de Güiripa.

Rafael María Longo Esaá tiene un sitio seguro en la historia de San Casimiro ya que el primer Sancasimireño en componer y cantar el joropo “Homenaje a San Casimiro”; esta composición fue grabada en un disco 45.

Este notable compositor ha demostrado ser un innato organizador ya que se cuenta entre los organizadores del primer Quirpa de Oro al lado del desaparecido Laureano Torrealba, Jesús María Bastiani, el declamador Víctor Morillo, Luis D’ubaldo y Valentín Caruci, presidente de SACVEN. Rafael María también ha actuado en pequeños papeles como actor en los unitarios “Vía Crucis en el Barrio”, “Confesiones Ocultas” y “La Sayona” con Radios Caracas Televisión. Igualmente firmo una cuña comercial al lado de la monumental Neida Plesman.

El 31 de marzo de 2007 se le rindió un merecido homenaje en la casa de la cultura Don Eleazar Casado, cuando esta cumplía un año más de su fundación, tuve la oportunidad de decir las palabras centrales, en tan inolvidable deferencia a este hombre polifacético.

Hoy Rafael María ha cumplido con lo que nos dice Carmen Silva y rodeados de su esposa Aracelis, sus hijas, Hortencia y Alicia, y sus hijos Rafael María y José Vicente. Igualmente Douglas de su primer matrimonio.

Antes de escribir esta crónica conversé con el personaje. Estoy arreglando mis cosas – me dijo – mis canciones y poemas.

Hay que aligerar el alma – pensé – cuando se llega a esa edad.




CRÓNICAS DE UN SANCASIMIREÑO Por: Salvador Rodríguez